Depósito Legal: PPX200502ME2183
ISSN: 1856-4771

    Fecha: 28/05/2017. 00:37 am
Señales de presencia

 

Participación del Programa Oso Andino WCS Colombia en el Taller de Monitoreo del Parque Nacional Natural Chingaza y Exploración para la selección de áreas para los talleres de evaluación de presencia de oso andino en Parques Nacionales Naturales de Colombia como parte del proyecto: “Estudios y Monitoreo del Oso Andino en Colombia: Capacitación de Personal”

Wildlife Conservation Society Colombia (WCS) y el Programa Oso Andino de WCS en convenio con La Unidad de Parques Nacionales Naturales de Colombia, Corporaciones Regionales y Universidades adelantan un proyecto para capacitar al personal en el estudio y monitoreo de oso andino (oso de anteojo, oso frontino) en Colombia. Esta iniciativa tiene como finalidad capacitar, por medio de talleres y exploraciones, funcionarios e investigadores que pongan en marcha planes de estudio y monitoreo del estado de hábitat y la presencia de oso andino en áreas prioritarias, para determinar si las áreas que han sido designadas como refugios de oso aun mantienen poblaciones de esta especie. Está información será vital para la ejecución y seguimiento de acciones realistas de conservación (ej. Establecimiento de corredores, restauración del hábitat, solución a los conflictos oso-hombre). El oso andino (Tremarctos ornatus) es un animal sigiloso y evasivo, que presuntamente tiene bajas densidades, lo cual en primer lugar hace difícil la obtención de información detallada sobre su distribución, abundancia y aspectos ecológicos, y en segundo lugar provoca que pocas investigaciones se enfoquen es esta especie. Históricamente el oso andino se distribuye en Colombia a lo largo de los tres ramales de los Andes y los valles interandinos, abarcando parte de las áreas más productivas del país. Debido a esto, gran proporción del hábitat del oso andino en Colombia coincide con asentamientos humanos, áreas de cultivo o áreas de ganadería extensiva, generando amenazas ligadas a la interacción con el hombre, como son la degradación y fragmentación del hábitat, la cacería y la contaminación. Las áreas de distribución más importantes para el oso se localizan principalmente sobre los flancos externos de las cordilleras Oriental y Occidental, mientras que la cordillera Central se encuentra altamente fragmentada. Estimados poblacionales para la especie ubican la población de osos en Colombia entre 4.000 y 8.000 individuos. La protección del oso andino es por si sola una meta importante de conservación. Además, debido a sus requerimientos de hábitat y áreas de acción, la conservación del oso tiene un efecto positivo en la conservación de la mayorías de las especies y ecosistemas andinos (es considerado una especie paisaje), así como en el mantenimiento de la línea divisoria de aguas y sus productos (agua potable, agua para producción de alimentos, energía hidroeléctrica). Pasos iniciales de los talleres de capacitación. En Colombia se registra la presencia de oso andino en más de 20 Parques Nacionales Naturales. Entre estos el Parque Nacional Natural Chingaza, con una extensión de 67.600 ha, contiene muestras representativas de los ecosistemas de Páramo, selva húmeda andina y subandina, los cuales son hábitat de la especie. Además, el plan de manejo del PNN Chingaza prioriza el oso andino como uno de sus objetos de conservación, incluyendo a la especie en los programas de monitoreo, control y vigilancia. En éste contexto el Parque Nacional Chingaza fue seleccionado como sitio para realizar dos talleres de capacitación a funcionarios de los Parques Nacionales con registros históricos de la especie. Estos talleres, financiados por WCS, Fish and Wildlife Service, UAESPNN y WWF, se realizarán durante el mes de marzo del presente año Para la preparación de la fase práctica de los talleres, a comienzos de diciembre del 2007 el biólogo Robert Márquez (WCS) junto a un grupo de funcionarios del Parque Nacional Natural Chingaza adelantaron un reconocimiento de los sectores Serranía de las Ciervas, Carpanta y Quebrada de los Chorros, escogidos con base en la información proporcionada por los funcionarios del Parque. En total se recorrieron 16.858 metros, avistando un total de 112 señales de oso de anteojos, entre comederos, sitios de dormideros y nidos, senderos, excrementos, marcas de garras y pelos en árboles. Adicionalmente se entrevistaron personas en los sitios de conflicto en donde el oso ha atacado al ganado. El paso siguiente es continuar con la capacitación a funcionarios, estudiantes de universidades e investigadores asociados a ONG’s, por medio de talleres y exploraciones junto a los funcionarios capacitados donde se refuercen los conocimientos adquiridos. La información generada será clave para incentivar la investigación y monitoreo de las poblaciones de oso, así como para fomentar acciones para conservar su hábitat, desarrollar programas de educación ambiental y capacitar a las comunidades para que apoyen acciones de conservación.

 

Modelo Conceptual   |   Lineas de Trabajo  |  Proyectos  |  Publicaciones |  Búsqueda  |  Home  
© 2004 Centro Nacional de Cálculo Científico Universidad de Los Andes (CeCalCULA).